martes, 5 de junio de 2012

Mi pesadilla. Capítulo 38.


Llevaba varios días sumergida en mi mundo, a penas salía de casa y no dejaba de preguntarme por qué Harry me había estado mintiendo todo aquel tiempo, porque estaba claro que era todo mentira, si no no aparecerían chicas nuevas cada semana.
 - Quizás lo hace para olvidarte. -me repetía constantemente Sam.
A lo que yo siempre respondía lo mismo:
 - No tenía por qué olvidarme, fue él el que me dejó.
Era más tarde del mediodía y la cabeza no dejaba de darme vueltas, la noche anterior había salido para intentar olvidar, pero lo único que había conseguido era eso: un dolor de cabeza insoportable.
Me levanté para ir a la cocina a por algo de comer y me encontré con una ensalada encima de la mesa, cubierta cuidadosamente y con una nota encima: "He salido a hacer compras. Sam."
Cogí el plato y me senté en el sofá para ver la televisión mientras comía, pero una revista que estaba sobre la mesa captó mi atención.
 - ¿One Direction vuelven a Reino Unido? -leí en voz alta.
Comencé a buscar desesperadamente la noticia extendida en el interior de la revista, y lo encontré.
 - Vuelven a Reino Unido para visitar a sus familias y para cumplir con algunos compromisos. -continué leyendo en voz alta.
Volví a leer el artículo, una y otra vez, no podía creer que fueran a volver tan pronto, según lo que decía en aquella revista volverían en dos días.
Escuché un portazo y enseguida el ruido de las llaves de mi amiga depositándose en la mesa.
 - ¿Qué haces? -escuché a mis espaldas.
 - ¿Desde cuando sabes que vuelven?
Se acercó a mí y me quitó la revista de las manos.
 - ¿Sam? -repetí.
 - Louis me pidió de parte de Harry que no te dijera nada...
 - ¿Qué pasa? ¿Tiene miedo a que lo sepa y vaya a verlo?
 - No lo sé.
 - Da igual, no tenía pensado verlo. Es más, no saldré de casa hasta que se vuelvan a ir. ¿Cuando se van?
 - La semana que viene.
 - Pues no pasa nada, puedo quedarme aquí. Tengo lo necesario para sobrevivir. Ahora si me disculpas voy a ducharme y a disfrutar de mi última noche de fiesta.
Salí del salón y me encerré en mi habitación para cambiarme.
Llevaba varias noches saliendo aprovechando que no tenía clases, pero esta noche sería diferente. Había trazado un plan perfecto para vengarme de Harry.
Llamé a mis compañeras de la universidad y en menos de una hora ya me enontraba en un pub.
 - Gabs, ese chico no deja de mirarte. -me dijo una de ellas- Aunque bueno, no sé para qué te digo nada.
 - ¿Por qué lo dices?
 - Porque todas las noches ignoras a los chicos que se te acercan, ni siquiera los miras.
Pero esta noche sería diferente.
Cogí mi copa y me acerqué a aquel chico, era un chico alto, moreno y de ojos castaños.
 - Hola. -sonreí.
Noté como se puso nervioso y volví a sonreír.
 - ¿Te apetece salir a tomar el aire? -pregunté.
Él asintió y los dos salimos a fuera.
Aquel chico resultó ser uno de mis compañeros de facultad, aunque nunca lo había visto. Pasamos toda la noche hablando y riendo, parecía un gran chico, pero no se podía comparar a Harry.
 - Bueno, creo que ha llegado la hora de irme. -dije levantándome.
 - ¿Quieres que te lleve a casa?
 - No, no importa, así me da el aire.
 - Bueno, pues encantado. Nos veremos por los pasillos, ¿no?
 - ¿No piensas darme tu número?
Sonrió y me dio su móvil para guardara mi número en él, nos despedimos y volví a casa.
En el tiempo que había estado con Matt, había decidido abandonar mi plan, no sería capaz de hacerme la encontradiza con él y fingir con Matt algo que no podía. Harry todavía estaba demasiado presente.
 - ¿Dónde estuviste anoche? Llegaste bastante más pronto de lo normal.
 - ¿Te desperté? No, es que estuve hablando con un amigo y estaba cansada, así que volví a casa pronto.
 - Ah, bueno...
 - ¿Qué pasa?
Sabía de sobra que trataba de ocultarme algo.
 - Louis me ha preguntado si puede venir a comer mañana, ¿te importa?
 - ¿Por qué iba a importarme? Es uno de mis mejores amigos.
 - ¿Estás segura?
Rodé los ojos y cogí mis cosas para salir de casa e ir a la biblioteca para coger unos libros de un trabajo, pero cuando llegué al portal, mi corazón dio un vuelco.
 - ¿Louis?
 - ¿Ese es tu saludo después de estar casi un mes sin verme? -dijo abriendo los brazos.
Bajé el resto de las escaleras corriendo y lo abracé todavía sin entender nada.
 - ¿Qué haces aquí? ¿No volvíais mañana?
 - Pero se ha adelantado y quería darle una sorpresa a Sam, bueno, y a ti, ¿está en casa?
 - Sí, corre, sube a verla, ya tengo que ir a hacer unas cosas. Ya hablaremos.
Nada más acabar de hablar, empezó a subir las escaleras corriendo. Me hacía feliz saber que tanto él, como ella, eran felices juntos. Pero me aterraba la idea de saber que Harry estuviera en Londres, que estuviera tan cerca y que en cualquier momento pudiera volver a verlo.
Salí del edificio sin levantar la vista y comencé a caminar rápido hacia la biblioteca. Empezaba a pensar que era el único lugar seguro en toda la ciudad.

NARRA HARRY.
Llegar a Londres y pasar por delante de su habitación completamente ya vacía, era uno de los peores sentimientos que había sentido nunca.
Louis nada más llegar a casa se cambió para ir a ver a Samantha y yo, yo no podía dejar de pensar en que la volvería a ver a ella también y eso me provocaba unas ganas horribles de acompañarlo, pero estaba seguro de que ella no quería verme, ni querría volver a verme nunca.
Estaba tumbado en mi cama mirando al techo, escuchaba como en la habitación de al lado Louis discutía con su armario sin saber que ponerse, lo cual me causó bastante gracia y me dirigí hacia allí.
 - ¿Qué? ¿Ya te ha contestao qué debes ponerte? -bromeé.
 - No te rías, Zayn lo hace con los espejos.
No pude evitar reírme y me tiré en su cama.
 - ¿Qué vas a hacer hoy? -preguntó.
 - No lo sé, supongo que me quedaré en casa todo el día descansando.
 - Ya, claro, descansando. ¿Te ha llamado ya Emma?
 - ¿Otra vez? Solo somos amigos.
 - ¿Y por qué no lo has desmentido? Sabes que Gabriella pudo haberlo visto.
"Gabriella", cada vez que escuchaba ese nombre mi corazón comenzaba a latir con mayor intensidad.
 - Sería mejor incluso, quiero que piense que la olvidé.
 - Pero eso no es así. -replicó- ¿Quieres volver a verla?
 - ¿Por qué?
Finalmente cogió unos pantalones y una camiseta y los dejó sobre la cama para empezar a cambiarse.
 - Puedes llevarme a casa de Sam, si está en casa le mandaré indirectas para que se vaya y nos deje solos y tú esperarás en la calle para verla.
 - ¿Detro del coche? ¿Y si Sam quiere que vayáis a algún sitio y te pregunta donde tienes el coche? ¿Qué le vas a decir? "Oh, no, es que me ha traído Harry para volver a ver a Gabriella", pensará que soy un psicópata que acosar a su mejor amiga.
 - No creo que quiera salir de casa...
 - Creo que esa información sobraba. -dije levantándome con cara de asco.
 - No te celes, cariño, ya sabes que yo te quiero solo a ti.
 - Por eso te vas con ella...
 - ¡La culpa es tuya! Eres tú el que no deja de pensar en Gabriella mientras hacemos el amor...
 - Oh, venga, ¿entonces puedo ir contigo?
 - Solo si te cambias de ropa, ¿te has visto?
Después de una hora discutiendo sobre mi ropa, salimos de casa y nos dirigimos finalmente al apartamento de aquellas dos amigas.
Al poco rato de entrar Louis en aquel portal, pude ver como salía ella y saludaba al portero. Allí estaba, tan perfecta como siempre, pero parecía como si un halo de tristeza la invadiera y me  mataba por dentro saber que yo podría ser el culpable de eso.
Empezó a caminar por una de las aceras y decidí seguirla, manteniendo una cierta distancia para que no me viera, pero seguirla al fin y al cabo. Me sentía como en una película, iba perfectamente camuflado para que ninguna fan me reconociera.
Recorrimos un gran trayecto y finalmente, llegamos a una biblioteca.

NARRA GABRIELLA.
En todo el trayecto a la biblioteca no podía dejar de pensar en él, pensar que estaba tan cerca y a la vez tan lejos, me hacía sentir extraña. Tenía la sensación de que tenía que estar atenta, que en cualquier momento podría estar a mi lado. Pero cuando llegué a la biblioteca, justo antes de comenzar a subir las escaleras, escuché mi nombre.
 - ¡Gabriella!
Mi corazón se paró en seco, era la voz de Harry, era su voz.
Me giré deprisa para buscar de donde provenía aquel grito, pero nada más girarme choqué con alguien y todas mis cosas cayeron al suelo. No me importó, miré hacia atrás, pero allí no había nadie.
 - ¿Gabriella? ¿Te encuentras bien?
Volví la mirada a donde estaba y vi frente a mí a Matt teniéndome los libros que habían caído.
 - Ah... Hola, Matt. -intenté sonreír.
 - Cualquiera diría que te alegras de verme. ¿A quién esperabas?
 - No, a nadie. ¿Vas a entrar? -pregunté.
 - No, realmente solo había venido aquí para verte... Claro que voy a entrar, tonta. -bromeó.

6 comentarios:

  1. Ohhh me encanto!! Jajaj Harry rollo acosador siguiendola jajaja xD

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja me encanta ,¿ me encanta la conver entre louis y harry ajjajaja otro rapido

    ResponderEliminar
  3. oooooooh en amooor quiero el proxiiimo!

    ResponderEliminar
  4. jhzkdvgzjkLVGzJKVcjkvgskcjZg MENCANTA!<3
    Sube el siguiente pronto porfiiis!*______*

    ResponderEliminar
  5. Siguiente ya ehhh!Que quiero que harry y ella gab vuelvan a estar juntos, y SUBE PRONTOOO!!

    ResponderEliminar