martes, 13 de septiembre de 2011

Capítulo 7.

A la mañana siguiente me despertó Billy con una llamada, yo no sabía como reaccionar después de lo que me había dicho Harry, llevaba un día en aquella casa y ya me habían pasado mil cosas.
- Hola Billy.
- Hola, ¿Que tal has amanecido?
- Acabo de despertarme con tu llamada. -odiaba que me despertaran.
- Lo siento...
- No pasa nada, ¿que querías?
- ¿Te molesta que te llame? Pensé que después de lo de ayer...
- No, no me molesta, lo siento si soné brusca pero, no me gusta que me despierten...
- ¡Ah! -dijo él aliviado - Era para saber si te apetecía que te pasara a buscar para ir al instituto juntos.
- Me parece buena idea, te espero en una hora en mi puerta.
Después de lo que me había dicho Harry no sabía que hacer con Billy pero, decidí esperar y verlo con mis propios ojos.
Me duché, me vestí y baje a desayunar a la cocina, Louis como de costumbre, se había levantado antes para prepararme el desayuno, lo adoraba.
- Buenos días princesa -dijo Niall
- MI princesa -dijo Lou entre risas
- Buenos días para vosotros que no tenéis que ir a clase
- Desayuna y deja de protestar -dijo Lou
Cuando estaba acabando de desayunar llamó Billy a la puerta, le abrí y le dije que pasara y me esperara que iba a lavarme los dientes, cuando volví Billy seguía apollado en la pared de la entrada y todos estaban en la cocina desayunando.
- Bueno chicos me voy, hasta el mediodía.
- Espera un momento, tengo que decirte una cosa -dijo Harry
- Dime, tengo prisa
- ¿Que le tienes que decir a mi hermana?
- Nada es una pregunta sobre una chica, ella es mujer, ¿Lo olvidabas? -dijo Harry intentando salir del paso
Todos lo miraron raro Harry era de los pocos hombres que no necesitaba consejo sobre una mujer, sabía tratarlas y decir las cosas en el momento preciso.
- Ven, no quiero que lo escuchen -dijo Harry agarrándome por el brazo y llevándome a la salita.
- Harry, rápido, Billy me está esperado.
- Eso es de lo que quiero hablarte, ¿que haces con Billy? ¿no te sirvió para nada lo que te dije ayer?
- Sí, pero como muy bien dijiste tú ayer, soy mayorcita para saber lo que hago.
Después de decirle esto Harry se dio la vuelta, subió las escaleras y se encerró en su habitación, yo salí del salón y me dirigí a junto de Billy.
- Vamos que llegamos tarde, -le dije sonriéndole
No dejé de darle vueltas en toda la mañana a la conversación con Harry, de hecho falté a varias clases para ir al baño y pensar. Al mediodíia Billy se acercó y se ofreció a acompañarme.

2 comentarios:

  1. Que guay está enserio :)
    Siguela, eh! jajjajaja

    ResponderEliminar
  2. Jó es de las mejores que me he leído es muy buena.

    ResponderEliminar